LATININSIDER

LA MATERIA OSCURA

Hablar mierda” es una de aquellas cosas en las que podemos incurrir fácilmente avalados por nuestra propia cultura, pero definitivamente nunca se haría en una reseña bibliográfica; al parecer este no sería el caso del literato alemán, Florian Werner, quien nos sorprende nuevamente con una obra histórica, de talante científico, “La Materia Oscura – Historia Cultural de la Mierda”.

De entrada, llama la atención abordar una temática que como seres humanos procuramos invisibilizar de muchas maneras y a toda costa, en primer lugar, al condenar, en los apéndices de los espacios físicos humanos como casas y centros comerciales, un pequeño habitáculo denominado, por sus iniciales foráneas, WC (Water Closet). Así mismo, y quizá mucho más escandaloso, mantener infructuosos esfuerzos para desaparecer su olor, en algunos casos verdaderamente nauseabundo, los cuales se albergan justamente en aquellos WC cuyos artefactos depositarios gustamos de llamar inodoros.

La información y los temas abordados son esclarecedores, novedosos y muy sorprendentes. Se dice, p.e., que “apenas dos tercios de la población mundial cuenta con un retrete y unos 2.600 millones de personas en la tierra carecen de acceso a instalaciones sanitarias” (Werner, 2013, pág. 10), que “los habitantes de una ciudad del tamaño de Berlín producen al día una cantidad estimada de 800 toneladas de excrementos, por lo que resulta realmente sorprendente que solo de vez en cuando nos tropecemos por las calles con alguna caca de perro” (Werner, 2013, pág. 10),por último, que “una única deposición de un ser humano puede llegar a pesar entre 20 gramos y un kilo y medio; para personas carnívoras de 100 a 150 gramos y, entre 300 y 400 gramos para vegetarianas”. (Werner, 2013, pág. 19).

Sin duda, hay un atractivo en el tema que nos empuja a profundizar en la información de La Materia Oscura y deleitarnos en su contenido. Sentencias acerca del proceso de defecación como: “Repugnancia abstracta de uno mismo, de su propio ser” (Werner, 2013, pág. 47) del filósofo Hegel nos harán darle al asunto una importancia inusitada. Igualmente, el premio Nobel Gunter Grass sostiene: “Mi desecho me resulta más cercano que Dios o que tú o que tú.” (Werner, 2013, pág. 47).

Por todo lo anterior, será definitivamente erudito saber que materias químicas como la estercobilina provee el característico color marrón a las heces y que el escatol junto con el indol, usados en la creación de perfumes, son las responsables de su olor. (Werner, 2013, pág. 19). ¡Ahora sí, no perdamos más tiempo, honremos la obra para no hablar mierda, adquiera su ejemplar físico o digital y nademos en su contenido!

Last modified onDomingo, 02 Febrero 2020 23:06
Login to post comments